Los retoques estéticos son una posibilidad que se plantea una gran parte de la población. De hecho, el 40% de los españoles ha recurrido a la medicina estética en alguna ocasión, según datos de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME). Dentro de este grupo, un 71,8% son mujeres y un 28,3% son hombres. Además, en 2021, se llevaron a cabo aproximadamente 900.000 tratamientos médico‑estéticos. El tratamiento más elegido fue el facial, seguido del corporal y, por último, “otros”, como el hair removal.

Como apunta Sara Carrasco, del Grupo de Dermatología Estética y Terapéutica de la Academia Española de Dermatología, el bótox “es un tratamiento muy seguro y cuenta con más de 200 estudios científicos que lo avalan”. Además, tiene muchas aplicaciones ya que “podemos usarla para suavizar arrugas pero también para mejorar la expresividad de la cara”.