Un artículo de Encarna Aguado, encargada de belleza de CLARA  con la colaboración de la Dra. Sara Carrasco

Conforme pasan los años, la piel se vuelve más exigente y agradece productos que consigan satisfacer sus necesidades. Si has pasado de los 60 y tu piel es mixta, las recomendaciones de la dermatóloga Sara Carrasco te permitirán mantenerla sana y bonita más tiempo.

Aunque pueden coincidir las pieles secas maduras y las pieles mixtas de más de 60 en los beneficios de algunos cosméticos, lo mejor siempre es recurrir a productos específicos porque las necesidades no siempre coinciden. La piel mixta, en concreto, «se caracteriza por una alteración en la capacidad de retención de agua y por acumular más grasa en la zona T (frente, nariz y barbilla)», comenta la doctora Sara Carrasco, dermatóloga y miembro de la Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

Dos características que «hay que intentar controlar para que no deriven en alteraciones como una sebo-rosácea o una hipersecreción sebácea crónica, lo que obligaría a acudir a un dermatólogo», advierte la especialista.

LAS CLAVES PARA CUIDAR UNA PIEL MIXTA DE MÁS DE 60

  1. Una limpieza profunda. Tanto por la mañana como por la noche, con productos oil-free e ingredientes neutros, que respeten el pH de la piel y ayuden a eliminar el exceso de sebo. Un gel, espuma suave o agua micelar son buenas opciones.
  2. Sérums y cremas antioxidantes. «Los hay específicos para este tipo de pieles que tienen alteradas las glándulas sebáceas», comenta la dermatóloga, quien recomienda «productos que contengan, por ejemplo, ácido ferúlico, silimarina niacinamida, porque son excelentes activos antiedad que protegen de las agresiones externas, como la contaminación, los rayos UV, y también internas, como el estrés».
  3. Protección solar. Por supuesto esta debe ser cuanto más alta mejor (FPS 30 o 50) y usarse a diario, pero también «es muy importante elegir la textura adecuada, es decir, que se absorba muy bien y no aporte grasa, para frenar la aparición de puntos negros«, especifica la doctora, quien aconseja «elegir protectores solares reforzados con ingredientes que combatan las arrugas y las manchas, muy frecuentes a esta edad».
  4. Cosmética nocturna. Para la dermatóloga es el momento clave dentro de la rutina facial y primordial en el caso de las pieles maduras, porque «es cuando se activa la renovación celular y se inician los procesos de reparación de la piel«. La especialista tiene predilección por un activo en concreto: «mi favorito es el retinol, porque es el ingrediente que cuenta con más estudios sobre su efectividad y tiene un doble beneficio, proteger la dermis y hacer que funcione mejor de forma global».  Sus efectos son acumulativos, por lo que la piel mejora con su uso continuado. Eso sí, «como puede ser irritante, hay que ir acostumbrando a la piel poco a poco», advierte la experta. Se recomienda empezar por una o dos veces a la semana para pasar a usarlo en noches alternas. «Una muy buena opción es combinarlo también con otros principios activos, como el ácido hialurónico, que aporta un extra de hidratación y hace que la piel se vea más jugosa», asegura la Dra. Sara Carrasco.
  5. Mascarillas, una vez a la semana. En este tipo de pieles «es casi una aportación obligatoria. Son la mejor manera de darle el plus que necesita». La doctora recomienda «ir examinando la piel e ir alternando una mascarilla exfoliante-purificante, con otra matificante o hidratante, en función de cómo notemos que está en ese momento«.